Cirugía Bariatrica

Integra Cirugía Bariatrica:

Presentación

Integra, Equipo de cirugía bariátrica y obesidad, se constituyó en Julio de 2012, como un equipo médico especializado en el área de Cirugía Bariátrica, Nutrición y Obesidad. Se compone de un grupo de profesionales jóvenes de distintas áreas,  con amplia y probada experiencia en obesidad mórbida y cirugía bariátrica.

Bajo la visión de una medicina integral, moderna e interdisciplinaria, donde la complejidad creciente de nuestra profesión, es abordada por especialistas y súper especialistas, sin dejar de prestar atención al enfoque humano que requiere la atención de los pacientes con obesidad.

Priorizando el enfoque ético de nuestra práctica, el equipo se propone afianzar los valores de “Confianza, Acompañamiento y Escucha”

Actualmente cuenta con sede propia con modernas y cómodas instalaciones para la atención completa del paciente con disposición de todas las especialidades accesorias en un mismo sitio y con los mismos criterios médicos

integrales.

Equipo Medico:

DIRECTOR: JUAN PABLO MENDOZA-  MP 8722 Cirujano

FEDERICO BRAHIN  – MP 4695 – Cirujano

ALICIA MABEL MENDOZA –MP2490 Psicóloga

ALASCIO MARIA JOSE   – MP 6703 Médico Especialista en Nutrición

ELIANA PUERTAS –  MP 471 Licenciada en Nutrición

NICOLAS DESTEFANI – MP 5879 Neumonólogo

ABEL NOVILLO – MP 8719 Gastroenterólogo

Fundamentos para la cirugía de la obesidad

La obesidad clínica severa o mórbida es una enfermedad caracterizada por el exceso de depósito de grasa corporal, perenne, progresiva y costosa, de tendencia epidémica.

Se asocia a una serie de otras patologías (llamadas co-morbilidades) graves como la hipertensión arterial, diabetes tipo 2, dislipidemias, enfermedad coronaria, Apnea de sueño, artrosis por sobrecarga, enfermedad por reflujo gastroesofágico; así como a una importante repercusión social y laboral le producen una grave afectación psicológica.
La obesidad se correlaciona muy bien con el I.M.C. (Índice de Masa Corporal). La obesidad grave está relacionada con una mortalidad temprana elevada. Los obesos de ambos sexos, especialmente los jóvenes, mueren mucho antes que los delgados de su misma edad. El riesgo de mortalidad se duplica a partir de 35 kg/m2 de I.M.C., especialmente entre varones de 25 a 34 años de edad. Supone la segunda causa de mortalidad prevenible tras el hábito de fumar. Mokdad et al. JAMA 2004; 291: 1238–45.

Un estudio sueco (SOS) ha mostrado que en 2000 pacientes obesos, la mortalidad de los operados de obesidad bajo a 3 mientras que los que siguieron tratamiento médico con dietas la mortalidad fue de 27. La mortalidad aumentó nueve veces.
El riesgo de mortalidad revierte a niveles normales si el individuo operado vuelve a un peso normal.
El riesgo de padecer diabetes tipo2 aumenta 10 veces con una obesidad moderada y mucho más con la obesidad severa. El riesgo de muerte por cáncer en mujeres obesas aumenta 5.4 por cáncer de endometrio, 3.6 de vesícula, 2.4 de cuello de útero, 1.6 de ovarios, 1.5 de mama. En los hombres severamente obesos aumenta 1.7 el cáncer de colon y 1.7 el de próstata.
Fines del tratamiento quirúrgico

La Cirugía Bariátrica tiene como objetivo prevenir la morbimortalidad ligada a la obesidad, reducir la comorbilidad asociada y mejorar la calidad de vida, a través de una pérdida de peso suficiente y mantenida en el tiempo y con un mínimo de complicaciones. No es necesario que el paciente alcance su peso ideal para cumplir estos objetivos.

La cirugía es necesaria porque es el único método que ha probado su utilidad a largo plazo para el control del obeso mórbido.

Incluso las intervenciones más eficaces sólo han demostrado resultados en un pequeño porcentaje de los pacientes. Se calcula que menos del 5% de las personas que participan en programas de reducción de peso por medios no quirúrgicos pierden una cantidad de peso significativa y mantienen esa pérdida durante un largo tiempo.

Del total de personas que participa en estos programas más del 90% recupera su peso anterior en el curso de un año.

Se dispone de diversas técnicas que logran reducir el tamaño del estómago, asociado o no a un procedimiento que impida la absorción de la grasas. La forma de comer cambia radicalmente. Así se reduce la ingesta de calorías y se asegura una dieta forzada al cambiar el hábito alimenticio obligando al paciente a comer pequeñas cantidades y tener que masticar muy bien.
Las operaciones de obesidad se han desarrollado durante los últimos 40 años, y ahora se han estandarizado y se conocen sus resultados a largo plazo.
Además de evitar la muerte prematura por obesidad, la cirugía previene las complicaciones que la acompañan. La obesidad mórbida es una enfermedad con un componente genético, solo entre el 25-50% de los pacientes, al tener unas proteínas producidas en las células grasas que controlan la saciedad. No es una enfermedad de falta de voluntad. La obesidad es multifactorial e influyen factores genéticos, el ambiente familiar y social, cultura, estado socioeconómico y psicológico.

La práctica cada vez más frecuente de la cirugía para tratar la obesidad mórbida en el mundo, es el resultado de tres factores:

  • Los conocimientos actuales de los riesgos significativos que la obesidad mórbida representa para la salud.
  • El grado relativamente bajo de riesgos y complicaciones de los procedimientos, comparado con el hecho de no realizar la cirugía.
  • La ineficacia de los métodos no quirúrgicos actualmente utilizados para lograr una reducción de peso sostenida.

Plan de trabajo

Se propone la prestación de un programa integral de tratamiento de la obesidad mórbida, de carácter multidisciplinario; para dar contención y solución médica a pacientes con alta demanda en recursos de salud.

Selección de los pacientes

La opción de la cirugía se debe ofrecer a los pacientes que tengan indicación médica ingresándolos en un programa educativo de manera que lleguen bien informados, motivados, que deseen fervientemente un cambio en su peso y estilo de vida, y que tengan un riesgo operatorio aceptable.

El paciente debe comprender que requerirá controles y seguimiento después de la operación que debe ser de por vida. En cada caso se deben sopesar los riesgos y los beneficios de la cirugía. El fallo repetido con tratamientos médicos y dietas es una razón obvia para la cirugía.

Los individuos que tengan un el IMC superior a 40 son candidatos a la cirugía para mejorar su calidad de vida, evitar complicaciones y una muerte prematura.

Otra indicación se da en pacientes con IMC entre 35 y 40 si el paciente tiene alto riesgo por co-morbilidades acompañantes como síndrome de apnea del sueño, enfermedad cardiaca relacionada con la obesidad, hypertension, diabetes, etc.

Tras el fracaso de los métodos no quirúrgicos como la dieta, el ejercicio físico, la terapia conductual y/o el tratamiento farmacológico, la cirugía representa la única posibilidad terapéutica efectiva a largo plazo.

Técnicas quirúrgicas 

A medida que aumenta la complejidad de las técnicas quirúrgicas se incrementa la efectividad de las mismas, así como sus complicaciones potenciales.
Se considera “ideal” la técnica que beneficia a más del 75% los pacientes a largo plazo, con una morbilidad mayor, inferior al 10% y mortalidad menor del 1%, así como con un número de revisiones o reintervenciones por debajo del 2% anual. Asímismo, la técnica ideal debe ser reproductible, proporcionar una buenacalidad de vida y conllevar pocos efectos secundarios.

El Bypass Gástrico en Y de Roux:considerada actualmente el GOLD STANDARD se acerca globalmente a estos criterios.

El promedio de reducción del sobrepeso después del procedimiento de la Y de Roux es, por lo general, mayor en un paciente colaborador, que el obtenido con procedimientos puramente restrictivos.

Un año después de la cirugía, la reducción de peso puede promediar 77% del sobrepeso corporal.

Es la técnica más efectiva en cuanto al control y mejoria de las comorbilidades. Cerca del 85-90 % de ciertas condiciones de salud asociadas con la obesidad (apnea obstructiva del sueño, diabetes, dislipemia, artrosis por sobrecarga) que se estudiaron, se mejoran o resuelven.

Gastrectomía en Manga:Técnica restrictiva, debe reservarse para pacientes no consumidores de azucares y harinas con IMC menores de 45 kg/m2 bien informados, conscientes de las limitaciones de la técnica y las posiblidades de conversión a otra técnica por pérdida de peso insuficiente, complicaciones y/o calidad de vida inadecuada.

La cirugía laparoscópica permite la realización de cualquiera de las técnicas citadas. Para que los beneficios derivados de este abordaje no se vean empañados por los riesgos de la llamada curva de aprendizaje, las Sociedades Científicas  recomiendan que el equipo quirúrgico  cuente con amplia experiencia previa en cirugía laparoscópica avanzada, habiendo recibido formación previa teórico-práctica y asistido en sus primeros casos por cirujanos experimentados. Estas técnicas deben desarrollarse por esta vía realizando  la misma técnica que por laparotomía y aplicando lasmismas indicaciones.

Elección de la técnica quirúrgica

Existen muchas consideraciones a tener en cuenta a la hora de definir la tecnica quirúrgica mas apropiada para cada paciente. En ellas se trata de establecer un balance riesgo-beneficio óptimo. Aunque existen muchos esquemas de indicación los mas generales son:

Bypass Gástrico: pacientes con más de 45 a 50 de Indice de masa corporal, diabéticos (sobre todo diabeticos de larga data, insulinorrequirientes o con evolución acelerada), y pacientes con reflujo gastroesofágico moderado a severo o con sustento anatómico (hernia de hiato).

Gastrectomia en Manga: pacientes con Indice de masa corporal cercano a 40, sin reflujo gastroesofágico, y sin comorbilidades metabólicas importantes. Otras consederaciones son la edad del paciente , el deseo de embarazo en mujer en edad fertil y comorbilidades cardiovasculares y respiratorias.

Consideraciones preoperatorias y postoperatorias 

El Programa Integral de Obesidad y Cirugía Bariátrica tiene predefinido el circuito de atención  preoperatorio, desde Equipo Quirúrgico, Nutrición, Psicología, incluyendo las interconsultas necesarias para mejorar o compensar la comorbilidad asociada con vistas a la intervención (Cardiologia, Neumonología, Endocrinología).
Los pacientes obesos mórbidos que van a ser intervenidos completaran un estudio preoperatorio adaptado a la cirugía mayor, incluyendo aquellos parámetros susceptibles de modificación postoperatoria (glucemia, colesterol, HDL, triglicéridos, etc), pruebas de función respiratoria, ecografía hepatobiliar y gastroscopia con determinación de Helicobacter pilorii si la técnica incluye la exclusión gástrica (Bypass gástrico). Se aplicaran medidas de profilaxis antibiótica y antitrombotica.
El programa tiene definidos igualmente sus criterios de estancia en Cuidados Intensivos o Reanimación, pautas de alimentación y medicación postoperatoria así como calendario de visitas y pruebas complementarias.

El cronograma postoperatorio habitual inmediato es el siguiente:

Tiempo quirúrgico estándar 1 a 3 hs (dependiendo la técnica)

Postoperatorio inmediato en sala de internación común

Habitualmente no es necesaria la recuperación en UTI siendo generalmente un requerimiento surgido de la evaluación prequirúrgica

Días de internación 24 a 48 hs

Programa de seguimiento post cirugía

Una vez dada el alta quirúrgica, los pacientes son controlados por el equipo multidisciplinario en forma mensual durante los primeros 6 meses post cirugía, según un esquema previamente establecido  y luego según necesidad pactada entre el médico y el paciente. Los pacientes continúan controlados por su médico de cabecera para seguimento de sus comorbilidades (DBT,HTA, Factores de riesgo coronario, SAHOS, EPOC)