Cuidados Post Solar

Si quieres revertir el daño solar. Según las últimas investigaciones, el daño solar en nuestras células se sigue produciendo durante las horas siguientes a la exposición. Y a pesar de que estemos a cubierto o sea de noche, los efectos del sol siguen actuando en ella; y si notamos la piel tirante o enrojecida el daño es aún más importante. Además, niños y adolescentes, que pasan muchas horas bañándose tienen más riesgo de sufrir quemaduras y daños en la piel porque muchos productos dejan de ser efectivos tras su paso por el agua.

Según el último estudio sobre la percepción de los efectos del sol que realiza Ipsos junto con el laboratorio de La Roche-Posay, aunque un 88% de los españoles relaciona la falta de protección solar con el riesgo de desarrollar cáncer de piel, también un elevado 90% confiesa que se protege de los rayos del sol tan sólo de manera puntual. Además todavía observamos cómo un gran número de personas se aplican lociones protectoras en la misma playa y a continuación se exponen durante toda la jornada cuando es necesario aplicarlo media hora antes como poco y renovarlo con frecuencia, especialmente tras los baños.

¿El resultado?

Utilizamos mal los fotoprotectores y no respetamos el horario de máxima irradiación, pues la presión social por broncearse todavía es fuerte. Además los dermatólogos coinciden en señalar que la mayoría nos ponemos menos cantidad de la necesaria para alcanzar el índice de protección que marca el envase (2 mg por cm2 de piel). También es habitual olvidar que la protección de la crema solar se desactiva con el paso de las horas y, como no, con el agua. Las últimas encuestas reflejan que más del 60% de los españoles solo repite la aplicación una o dos veces a lo largo del día, aunque es necesario hacerlo cada dos o tres horas dependiendo de las indicaciones de cada producto.

Como consecuencia…

Al final de la jornada la mayoría acabamos con la piel enrojecida y reseca a pesar de haber usado protector solar, porque una crema mal usada no es eficaz. Por eso es tan importante que si al final del día notas la piel tirante o enrojecida no olvides el tratamiento post solar. No sólo es recomendable el uso de una emulsión reparadora para calmar, hidratar y reestructurar la piel. En uno de los últimos números de la revista Science, investigadores de la Universidad de Yale han demostrado que el daño continúa produciéndose hasta cuatro horas después de exponer la piel a la radiación solar. Para revertirlo hay muchos tratamientos que puedes utilizar pero los mejores contienen vitaminas E y C y también resveratrol, phloretina o ácido ferúlico. También hay otras fórmulas de activos naturales con sus propios antioxidantes. Te recomendamos los mejores.

Daños colaterales

En verano la protección de la piel es la gran protagonista en detrimento de otras zonas. Tras varias jornadas de sol, playa y piscina también el pelo acaba pagando las consecuencias volviéndose encrespado y seco. ¿La causa? Por supuesto las altas temperaturas y el sol. Como el cabello contiene de un 10 a un 15% de agua y parte de ella se evapora con más rapidez, éste se fragiliza y se vuelve reseco. Además, otros factores como el cloro, la sal y los rayos UVA y UVB también afectan a su estado especialmente si es frágil, delicado o si está teñido. Incluso la caída por un debilitamiento del cabello durante el verano se puede solucionar con la prevención adecuada.

Por otra parte, la decoloración del tono capilar tanto del natural como del teñido es otra de las consecuencias más evidentes desde los primeros días pues el sol desgasta sus pigmentos. Tras;un baño en el mar, la sal que queda en tu cabello actúa como diminutos cristales ardientes, que concentran y magnifican los rayos solares, dañándolo. Por ello es importante que al salir del agua te aclares bien el pelo para retirarla al igual que hacemos con el cuerpo. Usa champús hidratantes, mascarillas y serums específicos con filtros solares. Si mantienes estos cuidados esenciales protegerás tu cabello y le aportarás la nutrición necesaria para mantener su color y su brillo todo el verano.

Los Laboratorios Dermatológicos Ducray crean la primera gama que corrige todos los signos del fotoenvejecimiento, manchas, arrugas y pérdida de firmeza.

¿Y los otros daños del sol sobre la piel?

Preocupadas por los filtros solares, quienes comienzan a verse arrugas o manchas tienen que aparcar sus tratamientos a favor de la fotoprotección. Además los tratamientos despigmentantes son incompatibles con el sol e incluso los médicos recomiendan no aplicarlos durante estos meses. Por otra parte, las cremas solares no suelen contener principios antiarrugas ni tratan la pérdida de firmeza del rostro que se ven agravadas por el efecto del sol. Entonces, ¿qué hacer? Para proteger la piel, atenuar las manchas oscuras y el fotoenvejecimiento los laboratorios investigan fórmulas con activos que actúan sobre la pigmentación y los daños celulares sin crear una contraindicación con el sol. Gracias a estas nuevas fórmulas, compuestos a base de aceites antioxidantes durante el verano podemos seguir tratando la hiperpigmentación pues disminuye la aparición de las manchas oscuras y protege las membranas celulares y el ADN del estrés oxidativo.