Auto examen mamario

La técnica convencional de auto examen mamario consiste en la realización de una serie de maniobras que se deben practicar rutinariamente, tanto para detectar lesiones como para mejorar el entrenamiento de las pacientes al efectuar el procedimiento. El mismo permite que la mujer interprete correctamente como se sienten y ven sus senos, y no reemplaza al control médico, tanto clínico como imagenológico.

El examen se realiza en forma mensual, seleccionando los primeros días del inicio de la menstruación para realizarlo, y en general se debe llevar a cabo todos los meses durante la misma fecha, ya que es frecuente que la consistencia y apariencia de los senos se modifiquen durante el ciclo.

Los pasos a seguir en general son tres:

-Primero: Se deben observar las mamas con el objeto de evaluar el contorno de las mismas, las características de la piel de los senos y la de los pezones. La paciente puede pararse frente a un espejo con los brazos inicialmente en la cintura y posteriormente colocando los brazos en la cabeza tratando de detectar algún cambio.

-Segundo: Se deben revisar las mamas, siendo la posición de acostado la preferida para esta etapa. Se recomienda colocar una almohada bajo la mama que se examina, con el brazo del mismo lado bajo la cabeza. Utilizando el 2º, 3º y 4º dedo de la mano contra lateral se deberá recorrer toda la superficie de la mama, ya sea en forma circular, lineal desde arriba hacia abajo o recorriendo la mama desde afuera hacia el pezón, intentando no dejar sectores sin examinar. También se deben revisar los pezones en busca de secreciones.

-Tercero: Se recomienda evaluar las axilas y la región supraclavicular. En general esto se hace sentada o parada, con el brazo levemente elevado.

El examen en posición de pie no reemplaza al de la paciente acostada, pero puede aportar información adicional, incluso cuando se realiza con ayuda de agua y jabón.