“Actualmente no se trabaja con dietas estrictas sino sobre la base de planes alimentarios saludables”

El 11 de agosto se conmemora el día del Nutricionista en homenaje a Pedro Escudero, médico argentino que fundó la cátedra de nutrición en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires. Escudero había nacido el 11 de agosto de 1877. “Él fue el impulsor del estudio de ‘la alimentación del hombre enfermo’, como se decía en aquel entonces (1920 y 1930)”, destaca la licenciada en Nutrición Eliana Puertas.

La profesional agrega que desde aquella época hasta ahora se han ido logrando importantes avances en lo vinculado a la importancia de la alimentación para la salud. “La función actual del nutricionista es variada -añade- aunque su papel principal es aplicar la dietoterapia. Si bien durante mucho tiempo se consideró al nutricionista muy relacionado con lo estético, hoy tenemos un gran número de profesionales trabajando en sanatorios privados y en hospitales públicos trabajando en dietoterapia”.

Puertas subraya que los nutricionistas cumplen un rol docente también. “Es importante la educación alimentaria del paciente y, por otra parte, asesoramos en políticas públicas vinculadas con campañas de prevención de enfermedades tales como la diabetes, la hipertensión, obviamente, la obesidad”, detalla.

“El alimento debe ser considerado como un medicamento”, insiste, a la vez que considera auspicioso que la mayoría de las instituciones de salud han adoptado este concepto y hoy los nutricionistas integran los equipos médicos multidisciplinarios. “Cada vez se está tomando más conciencia de que la dieta apropiada ayuda a mejorar la salud y la calidad de vida del paciente”, afirma.

Destacó que ya no se habla más de dietas estrictas que pueden causar depresión o que son difíciles de cumplir y el paciente las deja. “Actualmente trabajamos sobre la base de planes alimentarios saludables y adecuados a cada paciente”, dice.